Primer punto como visitante

Talleres igualó 0 – 0 frente a Quilmes, en el Estadio Centenario Ciudad de Quilmes, en la sofocante tarde del Sábado, por la 2º fecha de la Zona A del Torneo de la Primera Nacional 2024, y en su primera presentación como visitante en el Torneo, se quedó con un punto frente a un candidato, que no lo pudo doblegar. Con sus obligaciones, el local fue protagonista con el manejo del balón, aunque no logró resquebrajar al Albirrojo. La visita, en base su planificación, orden y solidez para la contención y resguardos defensivos, resolvió las embestidas del rival y hasta pudo ganarlo, en con algunas acciones de contra. Desde lo estratégico, el elenco de Martín Rolón estuvo a tono con lo que demandaba esta presentación, e hizo pie en un compromiso difícil en la nueva Categoría que transita. Damián Tello, fue figura a partir tres intervenciones claves, y mantuvo la valla invicta una vez más, para sumar novecientos ochenta y dos minutos, sin recibir un gol. Aprobó, en su primer examen fuera de Escalada.
vs Quilmes 2º 2024 07

Foto Mono Gómez. En su primer partido como visitante, un buen punto.


El Albirrojo, se quedó con una unidad, como visitante, en el primer duelo que tuvo que afrontar como visitante, ante un candidato a pelear por el ascenso. Con un manual distinto, desde lo estratégico. Una configuración táctica que no es la habitual, dado que los de Remedios de Escalada, tomaron recaudos. Plantearon un partido, inteligentemente. Y el 0 – 0 que obtuvo Talleres ante Quilmes, en el Estadio Centenario Ciudad de Quilmes, en una tarde donde el calor volvió a ser un factor determinante para condicionar el rendimiento de los equipos, es un resultado que se valora, por tratarse de un rival que mostró en la cancha, sus obligaciones y no logró resolver las urgencias.  

A partir de lo hecho por el Cervecero, en la primera presentación del certamen, la visita buscó cerrar los caminos y espacios,  que podían llegar a encontrar los atacantes del equipo de Darío Franco. Apostó, por su solvencia y seguridad,  para resolver defensivamente. Sin dudas, aquello que a modo de intenciones, mostró el elenco Quilmeño desde el vamos, en su afán de arrollar al oponente, perdió efecto con el correr de los minutos. En el cuerpo a cuerpo, se encontró con jugadores Albirrojos, que estuvieron muy precisos y finos, en las acciones defensivas. Con una destacable condición física, el Tallarín hasta lo pudo haber ganado, en algunas maniobras, donde resolvió velozmente las transiciones, pero no tuvo poder de eficacia para convertir.

En el arranque, y con un marco de público muy interesante -para una segunda jornada del Torneo-, Quilmes tuvo la primera. Ramiro Luna, arrancó el recorrido hacia el área. Descargó con Lautaro Parisi, quien de espaldas al arco, se sacó de encima a los centrales, se reacomodó, avanzó y disparó. Pero la pelota salió desviada, al lado del palo de Damián Tello.

El elenco de Escalada, era cauteloso en el planteo y los movimientos ofensivos. Nicolás Molina, aguantaba solo en el ataque, cuando recibía la bocha. El local, desnudaba algunas fisuras.

Sobre los catorce minutos de juego, Marcos Enrique exhibió consecuencia de una dolencia muscular que arrastraba en la semana, y dejó la cancha. Darío Franco, apostó por Alexis Steimbach, para darle más dinámica al mediocampo, con el soporte de los dos laterales.

A los diecisiete minutos, Tomás Asprea, encabezó una gran maniobra, que gestó desde el sector izquierdo en la mitad de la cancha, y conectó con Fernando Enrique, en el carril principal. El Capitán Albirrojo, avanzó, eludió la marca de Iván Ramírez y sacó un disparo, que pasó apenas desviado, contra el palo derecho del Arquero, mientras Fernando Duré se lamentaba, porque esperaba solo por el vértice derecho.

Un par de minutos después, sobre la izquierda, Nicolás Molina picó al vacío habilitado y le ganó las espaldas a la línea defensiva de Quilmes, para irse solo en búsqueda del arco de Esteban Glellel. Sin embargo, insólitamente, el primer Asistente Mariano Rossetti, cobró una posición adelantada que invalidó el ataque.

No obstante, el Tallarín tuvo otra muy clara, a los veinte minutos. Fernando Duré, jugó con precisión desde la mitad de la cancha y metió un pase profundo para Tomás Asprea. El Mediocampista, se escapó por la derecha y lanzó un centro rasante, que Nicolás Molina no llegó a interceptar, en la puerta del área chica. La pelota, siguió su recorrido y recuperó sobre el lateral derecho, Damián Adín.

Luego de un parate de los veinticinco minutos, para la atención de Damián Tello, Quilmes volvió a tomar la iniciativa, con mayor intensidad.

Por eso, a los veintisiete minutos, la Cerveza gestó una de las más nítidas de la jornada. Ramiro Luna, procedió en las proximidades del área por derecha; tocó rápido en profundidad con Alexis Batista, quien lanzó un centro perfecto para el cabezazo de Martín Giménez. Pero aparecieron las manos gigantes de Damián Tello, para amortiguar el fusilamiento, y salvó el cero en su valla.

El ritmo partido, se fue desinflando hacia el último cuarto de hora. Quilmes, no encontraba espacios, ante un rival compacto, que funcionaba como una máquina aceitada. El público local, empezaba a impacientarse. Mientras los de Escaladam especulaban con el reloj, entre caídas y reposiciones.

En tiempo cumplido, a los cuarenta y cinco minutos, Martín Giménez combinó en un toque con Alexis Batista, quien eyectó un disparo potente, que Damián Tello despejó hacia el tiro de esquina.

Quilmes se fue al descanso ofuscado, por no haber podido desnivelar en el juego, y Talleres conservaba la tranquilidad de haber ejecutado la partitura, que había delineado previamente.

En el Segundo Tiempo, el Cervecero pretendió apurar el trámite, en los primeros pasajes. Pero careció de claridad, pese al dominio y posesión.

En eese complemento, la primera interesante, se vio a los cuatro minutos.  Lautaro Parisi, se abrió camino por la derecha y lanzó un misil, que otra vez Damián Tello desvió contra al tiro de esquina, cubriendo su palo derecho.

En tanto, el Tallarín generó una de riesgo, a los ocho minutos. Tomás Asprea, desbordó por derecha y sacó un remate muy fuerte, que terminó controlando el Arquero Esteban Glellel, muy exigido sobre su ángulo izquierdo.

Tras esa maniobra, Ciro Campuzano y Rodrigo Cao, ingresaron por Nicolás Molina y Tomás Asprea, para renovar el aire en ataque, sobre los once minutos.

Con el correr del segundo tiempo, Talleres esperaba en su propio campo. Resolvía correctamente, y no permitía que el oponente, lo someta. El Cervecero, se impacientaba y no lograba alcanzar la lucidez necesaria, para generar una chance de apertura del tanteador.

Lentamente, bajó el ritmo de la circulación del balón. El despliegue físico, ya no era el mismo, como consecuencia del calor y el agua acumulada en el campo. Promediando el tercer cuarto de juego, eran escaza la producción de acciones con vértigo.

Martín Rolón, renovó el sector defensivo derecho, a partir de los veintiséis minutos. Determinó los ingresos de David Achucarro y Maximiliano Rogoski, por Federico Sánchez y Fernando Duré, respectivamente. A partir de ello, David Achucarro pasó a jugar como marcador central en el carril principal, y Nicolás Monserrat cubrió el sector derecho.

Para el último cuarto de hora, la visita replegada, especulaba con una corrida furiosa, porque sabía que podía llegar a ganarlo. En ese pasaje, en treinta y dos minutos, Ciro Campuzano se fugó desde la mitad del campo y llegando por la derecha, desde el borde del área, pateó al arco. La bola, impactó contra el palo derecho de Esteban Glellel, quien se vio absolutamente anonadado.

Celoso, en cada jugada que podía interpretarse como falta para el elenco vestido de blanco, el Árbitro Franco Acita, marcó una infracción, tras un rebote en la mano de David Achucarro, en la puerta del área. Entonces, a los treinta y cinco minutos, Quilmes tuvo la llegada más contundente. Fabián Bordagaray, disparó un fierrazo, que impactó contra sobre la parte superior del travesaño, en  ese arco defendido por Damián Tello. Y tras el rebote, Federico Tevez chocó al Arquero visitante y Franco Acita, cobró la falta en ataque.

Ya en cuarenta y dos minutos, la Cerveza tuvo la última. Santiago Puzzo, jugó el esférico de manera frontal hacia adelante. Se asoció con Alexis Bastista, quien con mucha ductilidad, puso un pase profundo para Tomás González, que ingresó por esa banda izquierda, y lanzó un remate que terminó impactando sobre la pared externa de la red, en un arco que seguía en cero.

A poco del final, cuando se jugaba el primer minuto de los seis adicionados por el cuarteto arbitral,  tras un tiro de esquina, Alejandro Benítez recibió la pelota solo en la puerta del área y disparó al arco. Pero la pelota, se desvió dentro del área, en el brazo de Matías Ferreira, y se fue al tiro de esquina. Pese al reclamo enérgico de Martín Rolón, pidiendo el penal, el Árbitro prefirió obviarla y darle continuidad al juego.

El encuentro, se diluyó. Talleres se quedó así con un punto de oro, ante un Quilmes que se frustró por no haber logrado la victoria, en su propia casa. El local, se quedó insatisfecho. Y la visita, terminó cosechando un punto, por su actitud, despliegue y esfuerzo.

Los de Escalada, sorprendieron con la planificación, el rendimiento colectivo y de algunas individualidades. No se dejó avasallar, como visitante. Manejó los tiempos, en largos pasajes. Se destacó el plan desarrollado, y su capacidad para mantener el orden. Complicó demasiado a un rival, con poca claridad para destrabar un juego cerrado.

Ahora, en base a sus puntales fundacionales, Talleres apuntará a tratar de buscar los triunfos que necesita como local, frente a Brown (Adroguè) y Estudiantes (Buenos Aires). Aprovechando que tiene dos partidos seguidos en el Estadio Pablo Comelli, los de Martín Rolón trabajarán para elevar la producción de situaciones en el arco contrario. Irá por aquellos puntos, que le permitan crecer en la Tabla de Posiciones, de un Torneo que recién arrancó.  


 

SISTESIS:

QUILMES 0

Esteban Glellel; Damián Adín (66’ Fabián Bordagaray), Federico Tévez, Matías Ferreira y Leandro Allende; Marcos Enrique (14’ Alexis Steimbach), Iván Ramírez y Ramiro Luna (75’ Santiago Puzzo); Lautaro Parisi, Martín Giménez (66’ Tomás González) y Axel Batista.

Suplentes: Maximiliano Gagliardo, Federico Pérez, Lucas Abascia, Joaquín Postigo y Lucas Alfonso.

DT: Darío Franco.

TALLERES 0

Damián Tello; Fernando Duré (71’ Maximiliano Rogoski), Federico Sánchez (71’ David Achucarro), Nicolás Monserrat, Nicolás Malvacio y Patricio Romero; Tomás Asprea (56’ Rodrigo Cao), Norberto Palmieri, Alejandro Benítez y Fernando Enrique (86’ Diogo Guzmán); Nicolás Molina (56’ Ciro Campuzano).

Suplentes: Agustín Galván, Agustín Campana, Sebastián Benega y y Matías Donato.

DT: Martín Rolón.

Amonestados: Damián Adín e Iván Ramírez (Q); Tomás Asprea, Patricio Romero y Alejandro Benítez (T).

Estadio: Quilmes (Bien).

Árbitro: Franco Acita (Regular).

Asistentes: Mariano Rossetti y Mariana De Almeida.

Cuarto Árbitro: Damián Rubino.

Recaudación: No fue suministrada.

Público: 8000 personas aproximadamente.


 vs Quilmes 2º 2024 00

 Foto Mono Gómez. Talleres enfrentó su primer compromiso como visitante, en el Centenario.

vs Quilmes 2º 2024 09

 Foto Mono Gómez. Nicolás Molina, fue el único delantero, en el elenco inicial.

vs Quilmes 2º 2024 10

 Foto Mono Gómez. Fernando Enrique maniobra con la pelota, y arrastra marcas.

vs Quilmes 2º 2024 11

 Foto Mono Gómez. Tomás Asprea, jugó desde el arranque, para asociar con el balón. 

vs Quilmes 2º 2024 29

 Foto Mono Gómez. En soledad, Nicolás Molina embistió contra el arco rival, en cada ataque.